Castro de Santa Águeda

Castro de Santa Águeda, Cristoble

castro de santa águeda

El Castro de Santa Águeda es un yacimiento arqueológico de la Edad de Hierro, se encuentra en la parte superior del monte del mismo nombre a  una altitud de 682 m. Está ubicado en el pueblo de Cristoble, de la provincia de Ourense.

Se realizaron 9 catas, todas ellas dentro de 2 de los tres recintos del castro. En ellas, fueron descubiertos varios restos, destacando:

  • la planta de la antigua capilla dedicada a la Santa que da su nombre al lugar
  • restos de una posible edificación no definida, en la que se observan estructuras en dos niveles superpuestos. La estructura presenta un sistema de construcción complejo con paredes divergentes. Formando cuatro estancias, de las que sólo se limpió una, donde existía un hogar. También aparecieron dos amarres de ganado, un hacha pulida parecida a las hachas neolíticas y dos pulidores. Así como, un collar de pasta vítrea y paredes decoradas con surcos incisos formando bandas.

Leyenda de Santa Águeda

castro de santa águeda

Con respecto a las historias contadas sobre la capilla, la más conocida es la que dice que dos parroquias disputaron la imagen de la Santa, luego se hizo una especie de apuesta y el ganador la llevó a su parroquia, pero al día siguiente desaparecía y regresaba a su lugar original, a la capilla en la colina, esto sucedió varias veces, hasta que los vecinos que se creían poseedores de la imagen, decidieron destruir la capilla del monte, de tal manera que la Santa así, al no tener su capilla, no tuviera más remedio que quedarse en la nueva casa. 

Hay numerosas historias sobre este lugar, una de ellas cuenta que los moros vivieran en él. Según la leyenda, los moros escondieron un tesoro en el castro. La montaña está hueca y, en las minas, los moros conservan mucho oro. Una vez, un anciano pasó con una manada de bueyes cerca del castro y los moros le ofrecieron oro y terminaron comprándole los bueyes. Cuando iba a entregarlos a los moros y ya estaba entrando con ellos, un viejo moro, haciéndole oler todo a su alrededor, dijo: “¡Huele la carne de cristianillo! El anciano tuvo un buen susto, pero no le hicieron nada. 

Ven a descubrirlo tú mismo/a

También se dice que entre el castro de Santa Águeda y el castro de La Magdalena hay una viga dorada que solo será descubierta por la rueda de un carro o la pata de una cabra. Pero es peligroso tratar de descubrirlo porque hay un rayo de fuego y otro de alquitrán que pueden explotar.

La energía del lugar es muy fuerte e incluso se pueden percibir “presencias”, los elementales, la propia naturaleza en estado virgen… los pájaros no cantan en este lugar, se oyen en los alrededores, por lo que su silencio te impactará. 

La experiencia del castro de Santa Águeda hará magia dentro de ti.

Imágenes

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies